300 EL ORIGEN DE UN IMPERIO

300 EL ORIGEN DE UN IMPERIO


Seguramente muchos de vosotros recordéis un film como 300 y es que su planteamiento, su impactante aspecto visual y un personaje con la fuerza de Leónidas (Gerard Butler) y sus espartanos la han convertido, con el paso de los años, en representante de la testosterona y fuerza de unos salvajes.

Las historias gráficas de Frank Miller y el hasta ese momento desconocido Zack Snyder hicieron que 300 tuviera obligada secuela, que bastantes años después por fin llega a los cines bajo el título de 300 EL ORIGEN DE UN IMPERIO.

La misma repite esquemas y potencia visual, intachable, para volver a presentar una película violenta en lo digital y la verdad, sumamente entretenida, todo a pesar de contar con un protagonista Temistocles interpretado con mucho menos carácter y fuerza que Leónidas (Butler). A pesar de ello sin duda el film presenta esos ingredientes espectaculares de su anterior entrega.

Aquí la historia, centrada en la novela gráfica “Xerxes” de Frank Miller nos presenta al general griego Temistocles quien intenta unir a los pueblos griegos contra la destrucción del ejército persa de Xerxes y Artemisa. Durante la misma tenemos guiños a 300, haciendo hincapié en la derrota de los mismos mientras Temistocles y los suyos intentarán evitar la destrucción de Atenas.

La acción vuelve a ser la absoluta protagonista. Torsos desnudos para mostrar puro músculo, cruentas batallas y muertes crudas bajo el croma y efecto digital de la sangre bajo un pulso entre Temistocles y la impresionante Artemisa interpretada por la increíble Eva Geen, quien se convierte en azote y verdadera gran protagonista del film.

Los recursos y efectos los ya conocidos, una forma visual diferente a lo habitual, que ya conocimos en 300 y que se presenta nuevamente grandiosa, todo en un film súper entretenido y violento a pesar de no poseer la presencia de un símbolo como Leonidas.

Miguel Rivera