DINERO

DINERO 

Sala Ochoymedio, Madrid

05/04/2018

Fotos: Arturo de Lucas

Como comentábamos de forma franca en una reciente entrevista con Sean, DINERO es una gran banda de rock que no quizás no ha llegado a ubicarse del todo en el género hacia el público más concreto y tampoco encajado en el oído de la gente del indie.

Dinero_But (12 de 16)

Lo que está claro es que en estos diez años han grabado cuatro discos de estudio de categoría, cada uno con sus cosas, pero con numerosos hits a su espalda con los que moverte y volverte loco en directo. Es ahí donde de veras, su sonido de corte rockero pero abierto en lo comercial, no ha cuajado con el que pretendía ver algo más suave, y sí con el más rockero, que igual nunca ha llegado a acercarse a ellos por lo que antes comentábamos.

La cosa es que cumplen diez años, han sacado un disco recopilatorio diferente a lo habitual, grabado en directo en estudio y con numerosas colaboraciones. Celebrar diez años no se hace todos los días, y cerrar una etapa para abrir otra mucho menos. El rock como esencia y forma de entender su música es lo que van a hacer de ahora en adelante, y demostrarlo en directo es lo que mejor se les da.

Dinero_But (1 de 16)

Anoche en la sala Ochoymedio volvíamos a tener otra gran muestra del músculo de este cuarteto, ya asentado entre sus miembros, y con Ekain y Sean como armas arrojadizas sonoras al frente. La banda se mueve como Dios ya encima de las tablas, es mucho recorrido, y aunque no lleven ni la mitad con Alain y Juan a su lado, la magia se respira y la entrega también.

Volvieron a reunir a fans y amigos, por allí podíamos ver a la gente de León Benavente, Full, gente de Izal… y por supuesto, sus seguidores, que desde que comenzaba a sonar “Purasangre” o “Mata hari” ya daban muestras de querer sudar con ellos. Quince minutos de retraso para ver el nuevo y colorido pelo de Sean, “para disimular que me estoy quedando calvo” decía ante las risas y aplausos del respetable.

Dinero_But (4 de 16)

Pero no se andaban con chiquitas, queriendo ir al grano con su “Año cero” y dar un golpe en la mesa muy Sexy con Gabi acompañando en “Duelo de titanes” esa dureza que muestra de la pasta que está hecha la banda. Magia y coros en “Armas sin filo” donde echamos de menos a Nina, por eso de respetar el nuevo disco.

Dinero_But (14 de 16)

Sean aprovechaba para dar las gracias y comentar los nuevos y futuros derroteros, ahora sí, rockeros de la banda. Se dejan de tonterías para destapar su “Segunda piel” y nos movían de un lado a otro cual “Trastorno bipolar”. Cada canción era un desenfreno en una Ochoymedio acalorada, con un público totalmente entregado, más cuando presentaba a los miembros de la banda.

Momento edulcorado y mágico, el que siempre supone ver a Sean junto a su hermana para cantar la grandísima “Tan real” y hacer explotar nuestros oídos con su “Dinamita”. Todo en su sitio.

Dinero_But (9 de 16)

Ekain es un monstruo a la batería y la formación suena como un tiro, coreable, sudorosa, melódica y con gancho, demostrando ese hábitat al que hacíamos referencia. La parte final iba llegando con “Vaya panorama”, y el ritmo frenético de “Cómo cuándo quién”, ese modelo de canciones que demuestran su talento y el atractivo que suponen en vivo y festival.

Qué mejor que ofrecer el “Momento perfecto” junto a Mi Capitán, para que Sean decidiera bajarse a cantar “Saboreal” entre las primeras filas. Móviles y muchos aplausos para acompañarle antes de despedirse “En invierno” con la sorpresa de Mikel de Izal en ese final con el que hacer saltar a toda la sala.

Y así, con la eficiencia y calidad de siempre, vivíamos “Una noche más”, pero una noche marcada a fuego. Allí estábamos los que siempre hemos confiado en ellos, los que disfrutamos con un rock de cuño moderno y calidad. Una noche para cerrar y abrir etapa y en la que volvieron a convencer a su gente.

Miguel Rivera