DORIAN ARMAS PARA VOLAR

DORIAN: ARMAS PARA VOLAR

Kitsune Books

armas para volar dorian

Lo de que los músicos se pasen al terreno de libros es algo de agradecer cuando se tiene tanto cuidado y mimo como el que DORIAN ha puesto en ARMAS PARA VOLAR. Editado por Kitsune Books, a los que toca agradecer la edición, la exitosa banda catalana presenta un regalo para fans y quienes quieran conocerles de forma más intensa.

Con las Navidades de por medio supone un grato regalo para el lector con formato visual delicado y elegante. Este libro esconde la parte sin duda más íntima de la banda, con tapa dura una vez que lo abrimos descubrimos letras de sus canciones, que aquí han sido además reinterpretadas en el aspecto visual por cuatro ilustradores como Lucía Inthesky, Mihepu, Lacabezaenlasnubes y Crajes.

El prólogo del libro está realizado por Tomás Fernando Flores, director de Radio 3 y presentador del programa Siglo 21. Pero lo que sin duda es de gran gusto´y atractivo son los textos inéditos que su vocalista y letrista Marc Gili nos ofrece en sus páginas. Anécdotas y circunstancias que han dado a la creación de los discos de la banda sumados al surgir de las canciones más exitosas y conocidas de la banda.

Bucear en ese “Marc de sentimientos” supone una grata aventura para los que conocemos y seguimos a la formación catalana. Es un regalo descubrir cómo han llegado a darse hits como “La tormenta de arena” o “Cualquier otra parte” con el mismo cuidado de sus letras se plasma ese nacimiento por un vocalista de trato y gusto exquisito.

ARMAS PARA VOLAR dignifica su título gracias a ese cancionero ilustrado que esconde y el mimo con el que se tratan los aspectos que llevan a sumergirnos en la trayectoria de la banda con datos desconocidos y, además, sobre los inicios del grupo.

 

Un regalo más allá de lo musical para descubrir mucho más y visionar ilustraciones de sus canciones de manera completamente diferente. Y encima, este año que está a punto de comenzar supondrá el del nuevo disco de la formación. Seguiremos coleccionando “regalos”.

Miguel Rivera