CANCO RODRÍGUEZ

VIVIR APASIONADO

En el mundo de la televisión, el cine o el teatro, hay un papel en la vida de uno, que para el público quedará marcado por diversas circunstancias. En el caso del actor CANCO RODRÍGUEZ muchos le recordaremos por su papel de El Baraja en la serie Aída. Pero Canco es mucho más que eso, con una extensa carrera que le ha llevado a hacer de todo. Desde mimo clown en su querida Málaga, pasando por obras de teatro como la que le ocupa en Las Noches de la Suite, cine o un proyecto propio sobre música, la cual es su verdadera pasión. Un tipo que tan pronto se pone a cantar en Tu Cara Me Suena, se reinventa en The Hole como se mete de lleno en proyectos propios, siempre con el afán por seguir aprendiendo y al que se le quedan cortos los días. Se siente afortunado, como nosotros, que tuvimos la oportunidad de conocerle de cerca y aprender de su sentido del rigor, inteligencia y gusto en el trato cercano. Nos juntamos para retratarlo en el Restaurante Tepic de Madrid disfrutando mucho de su forma de ser. Lo que se dice, alguien que vive apasionado.

canco rodriguez 4

Comenzamos como siempre, la primera pregunta es muy personal, ¿quién es Canco Rodríguez?

Buff, ¿yo qué se? (risas) la verdad es que sigo intentando conocerme, y lo que me queda. No sé si me descubriré del todo antes de morirme. Me cuesta definirme porque cambio mucho de opinión, de caminos, de objetivos en mi vida que se me hace complicado. Sé lo que soy ahora, pero no sé quién soy. Sé que soy otro tipo de persona que antaño, me interesan unas cosas diferentes y el año que viene igual otras cosas.

En rasgos generales, pienso que soy una persona obsesionada con aprender. En la última película de Indiana Jones buscaban una calavera donde el malo de turno quería el conocimiento absoluto, saberlo todo, y al final acaba consumido por ese deseo de conocer y de saber, es algo que no tiene sentido. Yo me siento un poco así, con querer saber y conocer más, porque la vida se pasa y hay tanto que ver y descubrir, que leer, tanta música que escuchar, tantas películas que descubrir y tanta gente de la que enamorarse. Así me definiría un poco, un poco Livingston (risas).

¿Se quedan cortas las 24 horas del día?

Sin duda, cortísimas. Yo le metería un par de horas más de día y otras de noche. Hay noches maravillosas que acaban muy pronto y hay días inspiradores en los que oscurece demasiado rápido.

Cuando te implicas en un rodaje y en un papel durante tantos años como en el caso de Aída, ¿qué queda del personaje?

Realmente no sé si queda algo. Queda más en el público que en uno, especialmente si has entrado en su corazón y te han cogido cariño. Después es difícil que quieran verte en otro rol porque no quieren que desaparezca ese personaje. Para nosotros es diferente porque muchas veces te despides del personaje antes de que acabe en trabajos tan largos, Ya sabes que se va a terminar y en el último año ya te estás despidiendo, cosa que para el espectador sucede únicamente en el capítulo final. La mayoría lo teníamos asumido tiempo antes de que acabara la serie. Además, yo me disfrazaba y me metía en la piel de un tipo que realmente ni se acerca a mi, no se parece en nada. Cuando sales de un huracán como fue Aída te sorprende que la gente no te imagine en otro proyecto cuando tu siempre te imaginas en otro y cuando te planteas ser actor es porque quieres llegar a hacer Hamlet y no ser El Barajas (risas) o “vivir” en Dinamarca y no en Esperanza Sur.

Al final más que convencerte tú de que ha terminado es hacérselo ver a la gente poco a poco, con otros trabajos en teatro, otras series o en mi caso con Tu Cara Me Suena, dar la posibilidad de hacerles ver otras facetas tuyas en ambientes diferentes y esperando que me acojan con el mismo cariño pero ahora a mi, ya no al personaje.

canco rodriguez

¿Te paran por la calle por lo que haces ahora o por lo que has hecho?

Yo creo que por lo que he hecho es por lo que se te reconoce, que es algo normal, pero con el tiempo la cosa va cambiando. Mira, te cuento sobre esto. Un día leyendo en una revista de cine un artículo vi la coletilla en la que ponía “Bill Murray, el actor de Cazafantasmas” y te hablo de 2006, hace no tanto relativamente y me dije “si Bill Murray sigue siendo aún hoy el actor de Cazafantasmas” me tengo que relajar porque no pasa nada” Te ponen etiqueta porque te relacionan con algo muy concreto pero no quiere decir que no quieran conocerte en otras facetas como actor.

¿Qué tal el funcionamiento de Las Noches de la Suite siendo un espacio tan reducido?

Sí, es curioso porque toda la obra “Cuando menos lo esperas” transcurre en una suite presidencial. Se vende como una experiencia gastroescénica dividida en tres partes. Primero les recogen para subir a la planta de la suite. Allí toman vino, espumosos, blancos, tintos de muy buena calidad y canapés de un chef y están casi una hora. De ahí pasan a la suite presidencial donde se sientan todos, con muy buena visibilidad, yo personalmente veo la cara de todos porque es para 50 personas. Cuando acaba la función vuelven a la suite de antes y siguen con la copa de champagne y vamos nosotros, que es lo guay de la experiencia porque hablamos con ellos, nos conocemos, hacemos algunas fotos, todo muy cercano.

Es un ambiente muy relajado, y una experiencia muy atractiva. Ya había trabajado en microteatro y esa sensación de tener la gente tan cerca me excita, porque me recuerda más al rock and roll, de sentir el sudor, porque al final en el teatro hay mucha distancia. Aquí es como el cantante que se acerca al público y toca las manos, siente el calor… y a mi eso me pone como actor, porque ahí son los propios espectadores los que sienten el nervio, y tu debes relajarles y hacerles ver que va a ser algo bonito.

canco rodriguez rocktotal

No te voy a preguntar cuánto dinero tienes en el banco pero sí, si vives bien.

Sí, vivo bien. Yo soy muy afortunado y toco madera, y también es verdad que persigo la fortuna para que ocurra. Desde que llegué a Madrid la fortuna me acompañó, porque empecé a estudiar en la escuela de Cristina Rota y a los meses estaba trabajando de guionista en el edificio del Palacio de la Prensa para la serie Aladina, imagínate si tuve suerte. Y a partir de ahí empecé a hacer capitulares, enganché series y luego me llamaron de Aída y hasta a día de hoy.  A mi me gusta autogestionarme, yo antes de acabar Aída ya me estaba escribiéndome mi espectáculo para no decir eso de “es que no me llama nadie porque he estado en una serie 10 años”. Como sabes que va a pasar, prepárate algo y, afortunadamente, me llamaron para la gira de The Hole y ahí estuve dos años en los que aprendí una barbaridad, cantando, bailando, actuando con una banda detrás en directo que no es fácil hasta que te acostumbras y a mi que me encanta la música, fue súper divertido. Y así televisión, cine, y hasta hoy que estamos aquí.

El tema de las amistades en el cine ¿se cuentan con los dedos de la mano?

Sí, lo cuento así. Ocurre un problema, que te enamoras del equipo de manera brutal, porque los rodajes en el tiempo que duran son muy intensos, y esas semanas se viven así y no te puedes creer que no les vayas a ver después. Se dice mucho eso de “cómo no nos vamos a ver, claro que sí” y luego no te vuelves a ver a no ser que coincidas en un proyecto. Y a esa gente le has contado lo más profundo de ti, tus secretos, porque durante ese tiempo es tu familia. Es verdad que es una profesión muy bonita pero también de mucha soledad porque como no cuides a esos cinco amigos tuyos verdaderos, te puedes creer que tus amigos son estas personas pasajeras que luego vuelan, y volamos todos.

¿Cómo ha sido trabajar con Fran Perea como director?

Muy bien, ya trabajé con él cuando ambos vivíamos aún en Málaga y hacíamos mimo clown, hemos hecho mucho teatro de calle juntos. Me ha sorprendido y me ha encantado porque nunca sabes cómo tu amigo actor te va a dirigir. Tiene mucha paciencia, sabe dirigir, yo por ejemplo soy más irascible y él trata todo desde la calma. Personalmente me he sentido muy a gusto y creo que él también.

canco rodriguez 5

¿Cómo te presentas en las redes sociales?

Pues como hablábamos al principio, te diría que voy cambiando. Sí me gusta sacar imágenes de mi que quizás no conocen, como que me gusta la moda con la que pueda estar relacionado, la música además me apasiona y necesito compartir las cosas que conozco. Si de pronto escucha una banda o un artista que me encanta lo publico, lo enseño igual que lo hicieron conmigo. Si de pronto me recomiendas algo y me gusta, al día siguiente lo cuelgo recomendándoselo a la gente. Yo uso mucho Instagram para promocionar bandas de amigos que me gustan, para que la gente se anime a escucharlas y verlos en directo. Me gustaría que mi recomendación en el futuro fuera de ley y que al 99% le guste, que mi crítica musical gustara.

Con Netflix o HBO ¿las series en televisión tienen futuro?

Esa pregunta me la hago yo mucho, y creo que no. La televisión quedará para programas en directo y concursos, porque la gente ya casi no ve las series en televisión. Con Cuerpo de Élite que tenía un 15% de share y pinchó en los dos últimos capítulos no renovó, y era el éxito de descargas junto con Vikingos. Por eso digo, si la cadena no hace esa lectura no les va a interesar, tienen que verlo desde la perspectiva de que la gente elige cómo y cuándo verla. Mis hermanos que me quieran más que mi vida, veían la serie el sábado a mediodía con mis sobrinos, porque el martes por la noche estaban acostados. Por eso digo que cada vez más elegimos cuándo podemos y queremos verlas. Yo creo que eso será el futuro, que igual Atresmedia se alíe con Netflix o Mediaset con HBO por decirte algo, y la televisión quedará para informativos, deportes y concursos porque las cosas en directo son las que no se ven en las plataformas. Lo inmediato quedará en TV y lo que puedas ver otro día quedará en las plataformas.

Si volvieras a nacer o tuvieras que aconsejar a un hijo, ¿recomendarías dedicarte a esto?

Yo no sé si querría que fuera actor, porque es una profesión agotadora, supongo que todas, pero yo vivo la mía y te aseguro que es extenuante, desde que te levantas hasta que te acuestas estás pensando a futuro. Incluso si tienes la película de tu vida piensas en el “después” y con el teatro, igual, nunca estás disfrutando el presente. Pero a tu pregunta directa, yo sí volvería a hacerlo, aunque no sé si a actor, porque siempre he querido dedicarme a la música, porque consumo mucha música, sé más de música y la obsesión del conocimiento en parte va a la música. Es mi pasión, y si la vida fuera más larga, si en vez de 100 años (ojalá) viviera 200, aprendería solfeo, a tocar el piano y a expresarme a través de la música como ahora en la interpretación.

actor canco rodriguez en rocktotal

Como antes hablábamos, te paran por la calle, ¿has tenido algún momento incómodo?

Siempre los tienes, pero lo primero que has de entender es que no puedes caerle bien a todo el mundo, y a mi me cuesta, porque me gusta ser majo y quiero caerle bien a la gente, y cuando he respondido mal a alguien, te aseguro que no me olvido de ello en meses, pensando en que “no tendría que haberle dicho esto” entramos en conflicto, yo al menos no quiero esas situaciones.

Mira, te voy a contar una tontería pero que es real. Cuando no me llaman por mi nombre y sí por el personaje de una serie yo no me giro nunca. Un día entonces un señor se me plantó delante indignado diciéndome “te llevo llamando media hora” y le dije “¿a mi?, yo no me llamo Baraja”, y me contestó cabreado “bueno ya lo sé, pero tu tienes que responder a la gente porque aunque no sea tu nombre sabes que te están llamando a ti”. Lo que le contesté y lo que quiero hacer entender es que “el día que me de la vuelta porque me llama Baraja será cuando yo a usted le considere inferior o menor intelectualmente para saber que yo como persona tengo un nombre”. Es al final un respeto necesario, porque si me doy la vuelta hacia esas cosas me estaría infravalorando a mi mismo. Sí lo puedo hacer con niños pequeñitos, me giro y digo “qué pasa” pero no ante un adulto, y se lo tuve que decir así, aunque no me entendió (risas).

¿Qué es lo que menos te gusta de tu profesión?

Lo que no soporto es la incompetencia y que haya gente en cargos de responsabilidad para los que no está preparada, porque afecta a la cultura en general. Gente que toma decisiones que no debería estar en esos puestos porque no conocen el medio, tanto actores, como actrices, como productores o gente de casting. Es una pena que una banda toque o no toque en un programa de televisión únicamente por tu gusto, si sabes de música perfecto, pero si no sabes es una verdadera pena que ese sea el filtro.

Te cuento otra cosa. Estoy escribiendo un espectáculo de anécdotas y de rock and roll que va desde los 50 hasta 2020 y de este tipo de cosas que hablaba. Pues U2 cuando eran jovencitos fueron a un programa de televisión a ver si podían tocar en el programa, y pasaban el filtro de la persona que elegía quién tocaba y quién no, a esto es a lo que voy. A U2 les salió bien porque les dijo el chico “¿queréis tocar algo?” y se tocaron una canción de los Ramones y les dijo “que bien tocáis, ¿está canción es vuestra? y Bono sorprendido miró al resto y dijo que sí. Les pidió más y se tocaron otra de los Ramones y el “colega” les dijo que iban a tocar en la tele y ya allí se tocaron temas propios de U2. Ahí es donde quiero llegar, el tipo se comió el engaño porque no tenía idea de música.  Loque quiero decir es que estaría bien que quién esté en un puesto así sea porque lo conoce, lo ama, que quiera enriquecer el mundo gracias a su trabajo.

canco rodriguez 2

¿Qué te parecieron los Goya?

Bien, me encanta que haya una gala de premios de mi profesión pero lo que creo es que falta espectáculo en el patio de butacas. Siempre decimos que si “el Dani Rovira, que si Buenafuente y Silvia Abril…” el problema no está en el escenario porque ahí sudan por sacarlo lo mejor posible, el problema recae en el patio de butacas. Cada vez que enfoca el realizador están medio dormidos, así que deberían decir “si vas a venir tienes que estar las 3 horas a tope, con energía y sino vas a aguantarlo mejor no vengas” Hay mucha gente que solo va para la foto del photocall y no a la gala, tu tienes que ir para que el público en su casa se enamore del cine español, no para que se vea tu vestido o tu traje únicamente, que está muy bien, porque quieres lucir una firma bien llevada, pero luego dentro tienes que vivirlo y que la gente se enamore del cine. Porque luego pretendes que el público vaya a las salas a ver cine español y nosotros en nuestro día más especial demostramos que todo es un rollo. Hasta que no haya una comunión entre el público de la gala y el escenario, los Goya no funcionarán y el mejor ejemplo son los Globos de Oro o los Oscars que enfocan al patio de butacas y están todos riéndose, haciendo selfies, show al fin y al cabo porque están generando público, están “vendiendo” entradas de cine y lo saben.

¿Cómo se presenta el año?

Pues muy bien, por suerte.  He empezado con las Noches de la Suite como algo pequeñito pero bonito, ahora me meto con una película “Operación Camarón” de Carlos Terón, que empezamos en abril, y también obra de teatro escrita y dirigida por Natalia Mateo y también estoy al 50% de mi espectáculo del que te hablaba, porque quiero terminarlo para empezar a moverlo.

Para terminar, una serie española de 2018 que destacarías.

Happy Valley, me ha encantado. Es una serie inglesa con factura europea pero muy cinematográfica, en la primera secuencia, en el preludio hay una cosa de guión que me encanta porque dice mucho con muy poco de lo que vas a encontrar en la serie y ya te dices “los que hacen esto tienen que ser muy buenos”. Me vi las dos temporadas en nada de tiempo.

Texto: Miguel Rivera

Fotos: Carlos García