KAOTIKO

LECCIÓN DE APRENDIZAJE

Uno de los mejores grupos de la escena vasca regresa con “Aprende violencia”. KAOTIKO deja un claro mensaje sobre la actualidad en un álbum directo, enérgico y melódico, como a ellos les gusta. Media hora de lenguaje musical del que hablamos con Johny y Xabi en Madrid. Política, música, festivales o Europa son cosas de las que hablamos sin tapujos.

kaotiko

Comencemos hablando de política, y ese decreto ley de Euskadi por el que los bares pequeños tienen limitado 12 conciertos al año.

Xabi: Sí, es una ley del Gobierno vasco limitando a doce conciertos al año a los garitos pequeños, ¿la razón? no la sabemos. A nosotros no nos repercute tanto porque es para bares de muy poco aforo, pero es una putada para la gente que empieza y tiene la oportunidad de tocar en un bar. De esta manera se reducen las posibilidades porque esos bares solo pueden hacer un concierto al mes. Es una jodienda.

Regaláis el nuevo CD en vuestros conciertos, ¿es un detalle hacia el público?

Xabi: Sí, es más que nada un regalo por esa gente que apuesta por ir al directo, no se venden muchos discos y preferimos poner de nuestro bolsillo y dar la oportunidad de que quien apuesta por ti en vivo para que se lleve un regalo en físico y no solo en digital. Que tengan un detalle donde agarrarse. También en primavera editaremos una serie limitada de vinilos.

¿Qué habéis estado haciendo desde que editarais “Sindicato del crimen”?

Xabi: Pues girar básicamente, no hemos parado de tocar y estos dos últimos años hemos estado trabajando también en la composición del nuevo disco “Aprende violencia”.

¿Dónde se encuentra la banda tras casi veinte años?

Johny: No hemos aspirado a subir, más bien mantenernos pero estamos en una situación privilegiada donde hemos ido sumando seguidores cada año y con cada disco. Nunca ha habido exceso de mucho o de poco y nos hemos mantenido bien.

Xabi: Los grupos muchas veces tienen bajones pero en nuestro caso hemos tenido suerte y nos hemos mantenido en la línea, sumando poco a poco oyentes y gente en directo.

¿Cómo se afronta la nueva gira?

Xabi: Con mucha ilusión y con ganas porque al final llevamos 5 meses parados sin salir a carretera y aunque nos gusta grabar discos somos una banda de directo, donde de veras defendemos las canciones. Así que estamos con mucho nervio de salir a la carretera y con la fuerza de defender nuestras canciones en vivo.

En política, ¿veis el tema muy revuelto? ¿Hay violencia en la política actual?

Johny: Muy revuelto. Y sí, una de las bases de la política es esa, como bien criticamos en el disco. Se han apoyado en bases de “cuidado, que te pueden crecer pelos en las manos” algo así como “eres libre pero hasta aquí” y nosotros vamos a seguir siempre haciendo esa crítica de lo que no nos parece bien y con honestidad. No nos imaginamos lo que no existe pero sí viendo el día a día de la gente, del pueblo al fin y al cabo.

kaotiko rocktotal

Estamos en un momento de defensa de derechos de la mujer y llegan partidos que parece nos llevan un pasito hacia atrás.

Xabi: Sí, es muy absurdo, da miedo que todavía haya gente que piensa que se le están dando privilegios a la mujer cuando en realidad se le han negado mucho tiempo. Hoy en día por desgracia aún esa igualdad que tiene que llegar a ser real está muy lejos.

Johny: Sin duda, para igualarnos tienen que pasar generaciones. Es todo como una confusión de todo, el partido puede ser el peor del mundo pero si viene y te cuenta lo que quieres oír aunque sea mentira pues crecen y algunos pican. Es como cuando de pronto ves algún inmigrante en un meeting de Vox y dices “esto no encaja” pero a base de vender mentiras funciona. Y luego cuando esa gente llega al poder saca todo su libreto e impone cosas como las de ir contra la mujer.

¿Huele a naftalina la chaqueta de algunos políticos?

Johny: Total, para nosotros es así, igual la chaqueta es más estrecha o la corbata más moderna pero es así. Para mi ya no existen políticos que realmente quieran ser políticos, es más una lucha contra otro, atacar por atacar sin poner cosas en común que serían lógicas en algunos momentos y cada vez el ataque es más sangriento. Hay ya políticos como Casado que van directamente con la gasolina y el mechero, calentando ambientes en sitios para hacer ruido.

kaotiko 1

Lanzáis un disco de menos de 30 minutos, en un momento de fast music.

Xabi: La cosa es así, la gente ya no se traga discos completos, muchos más los singles, así que hemos buscado un poco eso. Queríamos un disco corto y directo, sin aburrir a la gente, además las canciones no dan para más, de estructuras sencillas y mensaje directo, buscábamos sonidos de ahora con la fuerza y sencillez de los comienzos.

Los grupos pequeños tienen complicado entrar en festivales sin management que coloquen a la banda grande y a otras menores en su pack.

Jhony: Totalmente, nosotros seguimos sembrando pero las cosas son así. Hay festivales que se mojan, pero es verdad que los grandes llaman a 3 o 4 management y te arreglan bien el cartel, lo que da menos posibilidades al grupo pequeño, pero supongo que es algo que ha ocurrido siempre y tristemente funciona así, y te jode porque es casi imposible muchas veces meterte en ciertos sitios.

Tras nueve años actuaba hace unos días Soziedad Alkolika en Madrid, ¿significa algo?

Johny: Pues significa que esta vez no se han enterado de que tocaban (risas). Aunque no fuera la sala ya iría alguien del Ayuntamiento a decir que había una “tubería en mal estado”, siempre había alguna excusa para evitar su actuación.

Xabi: La sala arriesga y da un paso adelante si te deja tocar, pero otras muchas veces por no meterse en movidas prefieren pararlo y que no toques, para evitar otros males.

Europa ¿se está volviendo fascista?

Johny: Sin ninguna duda, ya era y cada vez más de frente, está ya normalizado, es la sociedad en general.

Xabi: El mensaje del odio y el miedo va calando entre la gente, especialmente en la más obrera.

¿Cómo vivís como Kaotiko?

Xabi: Bien porque hacemos lo que nos gusta, que se puede vivir mejor sí, pero no nos quejamos. Compaginamos con otros trabajos pero hay gente en peores condiciones.

Miguel Rivera