HURACÁN ROMÁNTICA

HURACÁN MUSICAL FUERZA 5

Que La Pulquería llegara a su término no significaba ni mucho menos la desaparición en lo musical de sus miembros. Con Miguel Ángel gustando y gustándose en otro estilo en Santero y los Muchachos, es ahora Gerardo Sanz cantante de la antigua formación quien salta a la palestra con sonidos frescos y movidos en HURACÁN ROMÁNTICA. El cantante e ilustrador retoma con fuerzas renovadas su buen hacer al frente de un primer disco “Mierda nueva” que de malo no tiene nada y de bueno mucho. Hacemos un pequeño repaso a viejos tiempos y afrontamos los nuevos retos en torno a su nueva propuesta musical. 

huracan_romantica_rocktotal_2

Como nueva banda toca hablar del dónde y por qué surge.

Hay que saber mear fuera del tiesto. Durante los años en los que estuve al frente de La Pulquería aprendí a hacer canciones y, cuando me di cuenta, tenía muchas propuestas que jugueteaban con varios estilos pero que no terminaban de hablar el idioma pulquero. De modo que la única salida era montar una banda. Y así empezó todo, meando fuera del tiesto.

“Mierda nueva”, ¿así es cómo definirías el sonido de la banda?

El nombre surgió tomando cervezas en el Tulsa con Gilbertástico. Él propuso Mierda Nueva como nombre de la banda y acabamos poniéndoselo al disco. La gente se toma a sí misma demasiado en serio y llamar “Mierda” a tus temas es una buena cura de humildad.

Y hablando de sonido, como ya hicieras en La Pulquería tenemos variedad de sonidos, ¿qué buscabas cuando empezaste a elucubrar con este proyecto?

Esquivar los límites. En Huracán Romántica, nos hemos propuesto incluir la experimentación entre nuestros objetivos y, para empezar, hemos hecho hasta un reggaeton. ¡No es un mal comienzo! Así, si en el próximo disco hacemos un chachachá, nadie podrá decir que no estaba avisado. Aquí cabe casi todo.

Con La Pulquería funcionasteis muy bien en directo por el espectáculo divertido, cachondo y potente. ¿Qué es lo que va a encontrar la gente en vuestros conciertos?

Un espectáculo divertido, cachondo y potente. Aunque me imagino que variando el orden. Principalmente hemos apostado por un espectáculo potente. Recuperamos los solos de guitarra de los 70 y los solos de batería. Pero, para qué engañarnos. Somos, hemos sido y seremos unos payasos así que el componente teatral es una marca de la casa. Un gen. Si te soy sincero, esta es nuestra primera mini-gira y no tenemos un guión del show. Improvisaremos (que no se nos da mal).

En lo que respecta al contenido, las letras, ¿qué encontramos en las canciones en cuanto a temática en general.

Te diré lo que no vas a encontrar. Clichés. Le tengo fobia a la incontinencia verbal. Si no tengo nada que decir, me quedo calladito. Esto tiene su parte mala y es que tiendo a hablar de mí mismo. En la buena poesía un autor no tiene miedo de enseñarte el fondo de sus vísceras porque sabe perfectamente que en el fondo de las tuyas vas a encontrar lo mismo.

huracan_romantica_1_rocktotal

Mantienes el sentir distendido y cachondo, ¿lo tenías claro desde el principio?

Como te decía antes, lo único que pretendía era no ponerme límites. Quería dejar hueco a todo lo que pudiera surgir. Puede darse el caso de que el oyente ponga en Huracán Romántica cosas de La Pulquería que en realidad no existen porque están oyendo la misma voz. Pero vaya, no me preocupa demasiado.

Ya en la última etapa de La Pulquería publicasteis de manera distinta. Para Huracán, ¿va a ser el formato digital la forma de llegar al público?

Nosotros haremos una edición en cd pero lo que en realidad me apetece es hacer un experimento. Se nos ha ocurrido una tontería que probaremos después de verano. Os va a encantar porque satisface la voluntad de tener algo físico que poder tocar y manosear mientras oyes los temas. Y no es un consolador.

Tu vida como ilustrador, cómo es, háblanos un poco de ella.

Un infierno. Como la de músico. ¿Por qué? Porque vivimos unos tiempos enfermos en los que cualquier pasión se convierte un foco de auto-exigencia. Se nos ha olvidado relajarnos y disfrutar. Tenemos que ser buenos. Y después, tenemos que ser aún mejores. Es el gran castigo de nuestra era. Da igual que hagas dibujos, canciones o magdalenas.

Vuestra portada tiene un flamenco, símbolo un poco representativo de la era Instagram. ¿Somos algo presos todos de las modas?

Absolutamente. Y el pobre desgraciado/a que se crea que escapa a eso es muy joven, muy inocente, o ambas. A nosotros lo que nos hacía mucha risa era hacer una sesión de fotos poniendo pose de rockeros pero subidos a un objeto estúpido. Un tobogán, unos coches de choque o un patito flotante. Siempre tratando de reírnos un poco de esa pose rock de tipos duros. Cuando llegamos al estanque vimos que había flamencos y que molaban mucho más que los patos. Y allá que nos subimos. Luego resultó que los flamencos estaban de moda y yo ni me había enterado porque vivo en la puta inopia. Pero seguramente por eso estaba ese flamenco ahí. Porque están de moda.

Y hablando de la era Instagram, ¿qué representa para vosotros como herramienta?

Un coñazo. Esa y todas las redes. Yo entiendo que haya gente que se ha criado ahí dentro y que está interesada en compartir su vida con desconocidos, pero yo lo llevo mal. Cada vez tengo más dudas sobre la efectividad de las redes como herramienta de difusión (a menos que pagues, que es lo que acabamos haciendo todos). Y aquí va mi pronóstico: seguro que un día se le hinchan los huevos a Radiohead, a Muse o a alguno de estos y mandan sus redes a cagar. Esto va a pasar. Me apuesto una paella con quien quiera. Pero claro. Tienes que ser Radiohead, o Muse, o uno de estos.

¿Qué os llevó a decir “adiós” a La Pulquería? ¿Qué recuerdo guardas de una etapa con parón incluido.

La Pulquería ha sido la época más molona de mi vida. Lo he pasado increíble rodeado de colegas a los que sigo queriendo y con los que he vivido las peripecias más inverosímiles. Pero en la vida las etapas se suceden porque se agotan. Como las parejas, el menú del día o las zonas de moda en las ciudades. Y está bien así. Comenzar proyectos es muy ilusionante y ahora mismo estamos en esa fase con Huracán Romántica. Derrochando miedo e ilusión. Miedo porque no sabemos lo que pasará. Ilusión porque confiamos en que todo irá bien.

huracan_romantica_rocktotal_3

Aunque el sentir de Huracán Romántica puede ser a priori de tomárselo a coña, como banda, ¿podemos decir claramente que es algo serio?

No estoy de acuerdo con esa interpretación. Creo que no hay más que escuchar las letras para ver que hay poca coña ahí dentro. No obstante, tampoco veo nada de malo en que a alguien le llegue más la parte irónica. Se trata de disfrutar. Si te sirve para disfrutar, úsalo. Si no, lo desechas. Lo demás, es paja.

Os conocí en vuestros comienzos, con los años, ¿se nota físicamente el transcurrir de un concierto en cuanto a cansancio? ¿Y las resacas?

Hay un límite que separa el esfuerzo físico (estar corriendo y saltando por el escenario) de una correcta ejecución vocal. Yo siempre preferí lo primero: hacer el cabra. El punk es actitud. En los conciertos de Huracán Romántica la intensidad está asegurada. Pero no me veo clonando los bailes de La Pulquería. No es tanto una cuestión física como que esta música me pide otra cosa. Pero sí. El público sudará. En cuanto a las resacas… son lo puto peor del mundo. Y continúan empeorando.

Año y medio para dar con el disco, ¿ha sido como un parto?

Como un parto de quintillizos. Y lo peor es que ya estamos follando para el siguiente.

Para vivir de esto, ¿qué es necesario?

Cuando lo averigüe, serás el primero en saberlo.

¿Cambiarías algo del pasado en lo musical?

No tratar de controlar lo que te sucede. Simplemente, dejarlo pasar. Ya sé que eso parece no tener relación con lo musical, pero la tiene.

¿Es Huracán Romántica banda de futuro o proyecto puntual?

Cuando empiezas con una novia lo haces pensando en que no se acabará nunca. Si luego te deja antes… no está en tu mano. A mi, esta novia me gusta mucho. Y le acabo de prometer amor eterno. ¿Cuántos discos dura una eternidad? Ya te lo contaré.

Miguel Rivera