LA LEGO PELÍCULA

LA LEGO PELÍCULA

Warner Bros Pictures

 

 

La genialidad del mundo LEGO siempre ha sido una de mis debilidades de mis años mozos. Esas figuritas desmontables y tan “molonas” así como sus diferentes mundos e infinitas piezas lograron en los ochenta ser una pieza única, nunca mejor dicho, entre los juguetes de muchos niños.

Ahora, como pieza de colección y frikismo, sin perder ninguna identidad y manteniendo la esencia de siempre como juguete más que actual, por fin podemos contemplar como toman vida y de qué manera en LA LEGO PELÍCULA.

El film sobre dichos juguetes está dirigido por Phil Lord y Christopher Miller, quienes consiguen sin duda una de las películas de animación más trepidante, divertida y alocada en muchos años.

Desde el primer minuto hasta el final LA LEGO PELÍCULA es un derroche de imaginación, de guión, de historia trabajada y de personajes emblemáticos tirando de guiños cinematográficos con sentido y mucha diversión. No paramos de reir con la nostalgia y fidelidad a los muñecos constructores, con una creatividad 3D que deslumbra en muchísimos momentos.

Lo mejor es que han sabido llevar al mundo del cine ese mundillo juvenil de piezas demonstables bajo la “construcción” de una historia en la que un sencillo obrero llamado Emmet será sin quererlo el héroe de una aventura que es más trepidante que muchas películas reales.

Ayudado de supercool, el mago Vitrubius, Batman y un elenco de personajes muy diversos deberá hacer frente a poli malo y su jefe Megamalo, y su intención de acabar con el mundo de los constructores con el único fin de tener orden en todo el mundo Lego.

Escenas llenas de acción, diversión e imaginación desbordante dan cuenta del mundo Lego donde destaca su comienzo y la canción “todo es fabuloso” como resumen de la sencillez de su mundo obrero. El aspecto cúbico fiel a los muñecos en todas las escenas, un Batman que supone el mejor punto del film con sus chascarrillos y escenas, los magos, la reunión de superhéroes, un guiño a Star Wars impecable y otras sorpresas más hacen que el resultado sea redondo.

Olvidaros de cualquier atisbo friki, que lo es, porque por encima de todo estamos ante una de las películas de animación más irreverentes, divertidas, alocadas y disfrutables que nos hemos encontrado en años.

Miguel Rivera