La “Sinfonía Inacabada” de Schubert se completa con un teléfono Huawei

La tecnología cada vez ocupa más espacio en nuestras vidas, en lo que nos rodea. En los últimos años hemos asistido a grandes avances, y de una década hasta aquí, el millonario y poderoso mundo de los smartphones se ha convertido en un nicho de negocio jugoso pero, a su vez, en un sector en constante desarrollo y de avance para las compañías tecnológicas.

huawei sinfonia inacabada

Con móviles ultramodernos, tecnología punta en cuanto a chips y procesadores, cámaras imposibles y, ahora, móviles flexibles, se ha de buscar más por innovar y ofrecer a su vez, avances más impactantes para profesionales y usuarios. En ese aspecto, el gigante chino Huawei se ha convertido en uno de los estandartes dentro del negocio de la tecnología móvil.

En 2018 Huawei ha ofrecido dos terminales impecables en muchos aspectos con infinitas posibilidades como la gama HuaweiP20Pro y el HuaweiMate20Pro. Con el primero, el fotógrafo internacional Eugenio Recuenco trabajó para realizar una fotografía dentro de su exposición 366, de todo ello os hablamos hace unas semanas en la sección de Rostros

Ahora, con su último terminal hasta el momento, el HuaweiMate20Pro se ha dado un paso más, en este caso, en favor de la música. Apoyándose en su Inteligencia Artificial y partiendo de un algoritmo junto al compositor Lucas Cantor se ha podido realizar una especie de imposible, finalizar la conocida Sinfonía Inacabada de Franz Schubert

De la mano de Arne Herkelmann de Huawei Europa y el propio compositor Lucas Cantor, hemos podido conocer un poco más de lo que se esconde detrás de tan ambicioso proyecto. “Ha sido algo rápido, suena algo así como mágico como bien decís. Hemos visto las posibilidades que nos da la tecnología a día de hoy” comentaba Arne. “Es algo impresionante ver lo que ha sucedido con la IA junto a Lucas como compositor”.

Hablando más sobre el proyecto comenta “comenzó hace seis meses, trabajando sobre la la propia sinfonía de Schubert porque a la IA hay que enseñarla, educarla en el trabajo en cuestión”. “A partir de timbre y el tono, el software fue analizando los mismos generando melodía para los inexistentes tercero y cuarto y aprendiendo a raíz de los 2 primeros movimientos”.

huawei sinfonia

Una forma de trabajo muy llamativa e impresionante para la que luego Lucas Cantor fue dando “los retoques finales a la pieza para obtener la partitura semejante al estilo de la obra, corrigiendo posibles fallos de la IA, improvisando y enseñando”.

Sobre eso el propio Lucas Cantor confirma que “dicho resultado de colaboración con la inteligencia artificial ha conllevado llenar esos posibles vacíos para darle un resultado final que pudiera ser interpretado por orquesta”.

A la pregunta sobre la posibilidad que ofrecen smartphones como HuaweiMate20Pro Lucas confirma que “la tecnología que ofrecen y la inteligencia artificial nos brindan posibilidades increíbles”.

En lo que se refiere al smartphone como instrumento que utilizar en la música dice en tono divertido “Es fantástico poder utilizarlo, es como un colaborador que no se cansa nunca, no tiene ego, y trabaja hasta que tu quieras trabajar”.

“Para nosotros es increíble poder hacer cosas como esta, aprovechar la potencia de un smartphone para crear cosas tan atractivas e increíbles. Todo el mundo tiene móviles hoy en día, pero muchos no son conocedores de todo lo que puede hacerse con un terminar así, con cosas musicales como la que veremos esta noche y las posibilidades que nos ofrece en el futuro” sentencia Arne.

En la propia introducción minutos antes de la interpretación  Walter Ji, directivo de Huawei en Europa planteaba “lo que la tecnología puede hacer en nuestra vida moderna” además de dejar en el aire lo que en el futuro podrán realizar los teléfonos inteligentes.

sinfonia inacabada huawei 3

Con esa premisa nos quedamos ante una representación que, ante todo, y por lo que pudimos conocer en primicia anoche, nos hace plantearnos ese tipo de cosas. ¿Qué harán los teléfonos inteligentes en el futuro? En lo musical de momento, ya han dejado una muy particular huella.

Texto y fotos: Miguel Rivera