LAS BRUJAS DE ZUGARRAMURDI

LAS BRUJAS DE ZUGARRAMURDI

Universal Pictures


Parece que Álex de la Iglesia se había alejado de la comedia alocada de sus comienzos, esa que mostró el sello tan personal y eficaz del director vasco. Puede que así fuera pero queda claro que Álex es y será una fauna rara y deliciosa de nuestro cine por mucho que haga comedia y drama.

Después de su fallida “La chispa de la vida” y con una locura para algunos espectacular para otros horrenda como “Balada Triste de Trompeta” el cineasta regresa al cine que mejor se le ha dado en cuanto a crítica y público, la comedia negra con tintes oscuros.

Viendo LAS BRUJAS DE ZUGARRAMURDI nos damos cuenta de todo eso, de la vuelta de tuerca a su cine inicial, ese que deslumbró con la corrosiva Acción Mutante y la que fue su gran obra y descubrimiento El Día de la Bestia de la que recupera su humor y desenfreno maligno.

Para ello cuenta con dos actores de moda Hugo Silva y Mario Casas quienes se meten en dos descerebrados hastiados de sus vidas y de los problemas con las mujeres. Un día Jose (Silva) junto a Antonio (Casas) decide tirar de atraco a mano armada en una tienda de “Compro Oro” de la Puerta de Sol de Madrid. El primero, cansado de pasar solo los martes y fines de semana con su hijo Sergio se ve obligado a tal acción pero las cosas no salen como querían y tras una persecución bestial por Madrid (la escena del tiroteo en Sol es fabulosa) paran el taxi de Manuel obligándole a llevarles hacia el norte.

Desde aquí y con un invitado en forma de pasajero del taxi, estos hombres desquiciados por las mujeres acabarán en la Euskadi profunda, donde un grupo de brujas tienen un plan maquiavélico para ellos.

En todo ese proceso Álex de la Iglesia tira de un buen guión y unos actores que demuestran su buena química humorística, desplegando algunos gags brillantes, mucho humor negro y ante todo acción, suspense y desenfreno sangriento y divertido que no deja momento para el aburrimiento.

Escenas y efectos digitales muy logrados y unas brujas de órdago lideradas por Carmen Maura, la siempre impecable Terele Pávez y Carolina Bang. Una mansión, y un elenco de brujas secundarias (Carlos Areces, Santiago Segura) junto a dos policías en seguimiento (Secun de la Rosa y Pepón Nieto) así como la mujer de Jose, son los otros grandes protagonistas de un film de humor con mucho tinte macabro y diversión a raudales. El único pero, la parte final, que lamentablemente no hace honor a toda la buena historia contada.

Miguel Rivera