PANIC! AT THE DISCO “Pray for the wicked”

PANIC! AT THE DISCO – “Pray for the wicked”

Fueled by ramen

panic at the disco pray for the wicked

Viendo la trayectoria, en especial últimos años de PANIC! AT THE DISCO damos cuenta de la personalidad y talento de Brendon Urie, ahora líder absoluto y alma matter de la formación. Poco queda de esos inicios acelerados, más cercanos al emo de los que Brendon se ha ido alejando rápidamente.

El caso es que poco importa ya si fueron de un estilo u otro. PANIC! AT THE DISCO bien podría ser una banda nueva, al menos desde hace dos años cuando lanzaban “Death of a bachelor”. El rock seguía teniendo protagonismo, pero ante todo lo clásico y la elegancia, estilo visual de un Brendon ya convertido en estrella y, según algunos medios americanos, una influencia máxima en la música actual.

Un nuevo talento sin duda, no solo por su grandiosa voz, con estilo añejo bañado de trompetas y épica, coros y estribillos magistrales. Un lucimiento musical que brilla de manera absoluta en directo. Les vimos el pasado año, y a su corte elegante en formas se suma el potencial de un disco brillante en todos los sentidos y la energía, con volteretas incluídas, que Brendon ofrece sobre el escenario.

Bien, dos años después y ese remodelado sonido nos ofrece “Pray for the wicked” con las expectativas muy altas. Escuchado ya muchas veces podemos decir que sigue la aventura musical que marcó en su predecesor y el resultado vuelve a ser notable.

Es este un disco veraniego pero imperecedero, de los que levantan el ánimo, de tupé a veces, de rock en otras, de estilo televisivo como bien dejaba claro “Say amen (Saturday Night)” brillante en todas sus formas. Peliculero podríamos decir. Maneja vocalmente los tiempos con brillantez, “Fuck a silver lining” es otro tema magnífico, lleno de arreglos e instrumentos, siempre orquestal en cuanto a trompetas y brío positivo.

Toques más modernos y sensuales “Hey look ma, i made it” de estrofas más suaves que explota en su estribillo demencialmente pegadizo y bailable. Su esencia “high hopes” es brutal, manejado con una soltura y elegancia poderosa por Brendon en un corte cercano a FALL OUT BOY. “Roaring 20” tiene un regusto clásico para baile americano de saturday night, pop barroco y esencia setentera que suena en muchas canciones.

Hay toques más electrónicos sin olvidar nunca la percusión y vientos, plagado todo el disco “The overpass” mágica, la variada y dividida como en dos partes “Old fashioned” grandilocuente en todos los sentidos o la bonita balada “Dying in LA” como cierre complementando de forma absoluta el disco.

Lado más comercial, continuando el legado de su aplaudido “Death of a Bachelor”. Voz sorprendente, instrumentación variada, toques setenta, mucho baile y un conjunto de temas que poco tienen que ver con sus inicios. No importa, su vena más comercial es sin duda la mejor. Say Amén

Miguel Rivera

Review

User Rating

0 (0 Votes)

Summary

8Score