THE STROKES – “Angles”

THE STROKES – “Angles”

RCA, Sony Music

Puntuación: 7,5/10

 

La verdad es que se han hecho de rogar, unos cuantos años han tardado para la que estaba llamada a ser una de las grandes bandas del siglo, y sin duda, tras el éxito conseguido podemos decir que THE STROKES fue una revelación con muchas cosas que decir.

Pintillas, deudores del rock clásico aderezado por toques modernos, mucha pose y un líder dicen que despótico e inaguantable rodean a una formación de altura. Después de probar suerte en solitario (aburrido por cierto) Julián Casablanca y sus compinches regresan al mundo discográfico cuatro años después con “Angles”, y parece mentiras, pero destaca que tanto tiempo solo haya dado lugar a 35 minutos musicales, cosas de estas bandas.

Poco o nada importa si el resultado es bueno y en el caso de “Angles” lo es, porque mantienen su esencia, el toque THE STROKES, retro rock que engancha y gusta con cada nueva escucha, con temas de esos a medio camino entre el rock moderno y los sonidos setenteros, diez regalitos sonoros que seguro no defraudan si acaso dejan con ganas de más.

La marca THE STROKES la dejan bien patente para que quede claro de comienzo, un rockerillo “Machu Picchu” nos hace ver que seguimos por donde empezamos, sorprendiendo con un single que con el tiempo seguro pasa a ser pieza clave “Under Vocer of Darkness”, hammond, guitarrazos clasicorros y un ritmillo de bailoteo y buen rollo que se marca muy dentro.

Inteligente al menos comenzando con brío, y no hacen mal en ocupar el tercer puesto con “Two Kinds Of Happiness” otro de rock strokiano para pasarse a un denso y mucho más estrambótico “You Are So Right”, voces tratadas y sonidos peculiares para dar su toque particular que rompen que rompen a ritmo del sonido setentero, mezcla de The Sounds y Cardigans no digo nada, geniales en su melodía. Ritmo más electrónicos en “Games”, o el estilo retro con esas guitarras sello personal de “Gratisfaction” suenan verdaderamente geniales, junto a algún otro corte de extrañeza superflua.

En resumen, lo que THE STROKES tienen que decirnos es breve pero intenso, algo más de media hora en la que redefinen nuevamente su sonido, clásicos y peculiares, extraños pero vivos, diferentes y diversos, vuelven a dejar claro que sigue siendo una referencia del rock moderno y setentero a su vez.

Miguel Rivera