TWO DOOR CINEMA CLUB “False alarm”

TWO DOOR CINEMA CLUB – “False Alarm”

two door cinema club false alarm

Merecido hueco el que TWO DOOR CINEMA CLUB ha conseguido con el paso de los años. Con un gran debut, un notable “Beacon” con el que se afianzaron y un llamativo pero menor “Gameshow” los irlandeses se han convertido en fijo de las pistas de bailes indies, de sesiones y de gran nombre en eventos musicales de verano por toda Europa.

A base de pasearse en los últimos años por grandes aforos nacionales el trío ha cuajado de gran manera en los oídos del público indie rock más variado. Porque esa variedad es la que ha hecho que forjen una fórmula bailable de raíz, de mucho sinte y desvergonzada, bebiendo también de la música disco de los 80, que en el caso de su nueva obra “False alarm” asientan con desparpajo.

El grupo ha corrido sus riesgos en lo sonoro, alejándose un poco de lo que venían haciendo, poniendo el foco en ese toque disco vintage para presentarnos un compendio de temas diversos y cambiantes entre sí, buscando una esencia distinta y una mirada desvergonzada y cinematográfica a la par que divertida, como ya mostraron sus singles de adelanto.

Experimentación ésta la de “False alarm” que es un sentido de la diversión les sienta muy bien. Tenemos el rollo scify donde se ríen de ellos mismos de su bailongo “Satellite” en ese revival 80’s que dejan caer en su estilo visual (vídeo) y sonoro, casi de arcade bajo estribillo marca de la casa que lo va a romper en vivo. Alex Trimble se maneja con brillantez en cortes más intensos de falsetes como “Once” con mayor peso en  lo discotequero a lo Fiebre del Sábado Noche que respira “Talk”.

Hay estilazo más funk y sensual como “So many people” en ese intento de salirse de tiesto, al guiño musical de “Think” a medio camino entre Duft Punk y Giorgo Moroder. Por supuesto el estilo dance lo sacan a relucir en la cargada de “Nice to see you” recordando que ellos suenan más si cabe en verano e incluso se muestran rockeros a lo Franz Ferdinand en “Dirty air”.

TWO DOOR CINEMA CLUB no se lo toma muy en serio en el sentido de la diversión musical, porque el riesgo de no seguir igual conlleva un disco distinto con otro buen puñado de hits de electrodance para gozarlo en directo.

Miguel Rivera