NOTHING BUT THIEVES

 NOTHING BUT THIEVES + DEAF HAVANA

30/10/2018

Sala But, Madrid

Promotor: Live Nation

Dos bandas inglesas que despuntan a día de hoy juntas que no revueltas en una pequeña gira por Madrid y Barcelona para presentar nuevos discos. Los sólidos NOTHING BUT THIEVES y la promesa DEAF HAVANA unían fuerzas para colgar sold out en la capital dentro de sus dos conciertos.

DEAF HAVANA-10

El pasado año en Arenal Sound ya pudimos comprobar la energía que despiertan los jóvenes ingleses NBT sobre el escenario, por lo que la oportunidad de verles en sala en Madrid se antojaba muy atractiva, a pesar del día de perros.

Con una sala por llenar salían a escena puntuales Deaf Havana, siempre con esa pregunta de “cómo sonarán” cuando se trata del que abre el concierto. Pues bien, teniendo en cuenta lo que vendría después la formación sonó regular, si bien su propuesta, mucho más moderna y bailable en “Rituals” dejaba una buena premisa para un futuro que recorrer.

DEAF HAVANA-13

Temas como “Wake”, “Ritual” o “Fever” son cortes que conectaban muy bien con el público, con un Tom Ogden al frente liderando una propuesta happy y muy actual, en sintonía con bandas como Bastille o Kodaline. El resto de cómo será un concierto completo habrá que imaginárselo, dado que fueron únicamente seis temas, menos de 25 minutos y para dentro.

Al final, aquí el que mandaba era NOTHING BUT THIEVES ya con ese sold out visible y media hora de descanso de por medio. La formación inglesa salía a escena ante un griterío en gran parte femenino y es que la nueva hornada del rock como ellos, los propios Deaf Havana o The Hunna además de talento, tienen en común la buena base de fans que arrastran.

NOTHING BUT THIEVES-6

Jóvenes aunque sobradamente preparados, la banda de Essex venía a presentar “Broken machine” y su reciente EP “What Did You Think When You Make Me This Way” todo bajo una juventud nada reñida con su buen hacer sobre las tablas y forma de interpretar. Liderados por el jovencísimo y, bailongo Conor Mason, atacaban a todo meter con “I was just a kid” con nivelazo de sonido y entrega.

NOTHING BUT THIEVES-3

Recuperando un clásico ya como “Wake up” poniendo ese punto emocional vocal que también maneja en el juego cambiante Mason como bien reflejaba la modernizada “Broken machine”, pasando sin pestañear a la guerra musical de “i’m not made by design” cuyo estribillo agudo recuerda un poco a The Darkness.

Entrega total sobre y bajo el escenario, porque cada tema era un estruendo de gritos y aplausos, sabiendo acompañar a la banda coralmente en cada canción, mención especial a la bonita “Soda” suavidad inconfundible a la locura que formaba “Live like animals” en cuyo estribillo el personal se volvió crazy. Literal, toda la sala saltando junto a los bailoteos y risa del propio Conor Mason.

NOTHING BUT THIEVES-2

Estado de euforia transformado en móviles en alto para tratar de captar la emocionalidad que supura “Particles” una de sus mejores composiciones, en la que su frontman maneja el romanticismo vocal de manera endiablada, poniendo los pelos de punta a pesar de su juventud. Brillantes en “Trip switch” y épicos como pocos en “Sorry” cuyo sentimiento musical solo fue tapado por el cántico de toda la But.

NOTHING BUT THIEVES-10

Y así, tras poco más de una hora llegaba el bis tirando de rock en “Itch” y, cómo no, la esperada revolución final para los últimos sudores “Amsterdam” ese “pepino” rockero que unía la locura general de la banda para dejar el listón alto junto a lo alocado del respetable, a base de saltos y empujones por llegar más alto en cuerpo y voz en su estribillo. Brutal.

Unna hora y 25 minutos después, con sudores y menos voz si cabe, mucho público despedía al grupo con una clara ovación y el sentir general de haber asistido a un gran concierto en la lluviosa noche de martes en Madrid. Carrerón por delante para una de las mejores bandas inglesas surgidas en los últimos años. Rock y actitud para dar y tomar.

Fotos: Arturo de Lucas

Texto: Miguel Rivera