RUFUS T. FIREFLY

RUFUS T. FIREFLY

22/04/2017

Sala Ocho y Medio, Madrid

En tan solo un mes he podido disfrutar dos veces de RUFUS T. FIREFLY. La primera en Toledo fue improvisada, pero algo dentro de mi escuchó esa “llamada” interna por ver uno de los mejores grupos actuales.

La segunda era en Madrid, y poco o nada podría evitar que así fuera. “Magnolia” es un señor disco como lo fue “Nueve” pero la carrera de RUFUS T. FIREFLY está marcada por su personalidad, esa que en la sombra de otros muchos grupos de más nombre ha sabido dejar de lado las etiquetas para hacerse banda jugando en otra liga.

rufus t firefly ochoymedio

La suya es mucho más especial, algo lisérgica y capaz de transportarte a un viaje musical en directo que pocos pueden conseguir. Julia y Victor cuentan con unos buenos compañeros sobre el directo, pero son ellos dos quienes dibujan las líneas de un cuadro musical perfecto.

La sala Ocho y Medio casi al completo recibía bajo aplausos ese mundo colorido, setentero y capaz de emocionarte o llevar tu cabeza a una droga instrumental de alto enganche. Es una de esas bandas que gustan o no, pero capaces de dejar a muchos con la boca abierta. Eso es lo que conseguían en su presentación en Madrid. Sabedores de la gran y sorpresiva repercusión que han tenido gracias a su nuevo disco.

rufustfirefly ochoymedio madrid

Poco importa su crecimiento porque los que siempre les hemos escuchado sabíamos tenía que llegar ese momento. Y en eso estamos, en una magia dura quizás de inicio “Tsukamori” sin miedo a nada, trazando sonidos de guitarras de los 70 mientras los teclados y la psicodelia nos buscan y encuentra en “Última noche en la Tierra” o los sonidos particulares y efectistas de “El halcón milenario” pura poesía musical.

Víctor sabe manejar con mucha soltura, garra y delicadeza a su vez todo el repertorio, mientras Julia, protagonista absoluta delante del escenario, supone una lección a la batería en sus movimientos y el estilazo que desprende. Algo digno de ver muchas veces.

Imágenes coloridas y destellos para acompañar su repertorio que en “Midori”, con su mirada al disco anterior, brilla con luz propia. Quieren sorprender consiguiendo ese momento único con la magia vocal de la jovencísima Alice Wonder para tocarnos el corazón en “Canción infinita”, acompañada en escena únicamente de Julia y Víctor al teclado. Un trío de ases.

rufus t firefly

Es todo perfecto, sorpresivo y único, donde muchos músicos conocidos de Madrid se dejaban ver por el Ocho y medio como pretendiendo ser aleccionados por una mente creativa diferente. –O—y su “Cisne negro” en un entramado instrumental de absoluta riqueza se prestan increíbles en vivo. Pero si hay algo excesivo y bello es “Nebulosa jade” una balada de dimensiones no conocidas que en directo resulta mayor.

Y cómo no, ese universo al que ellos consiguen dar forma se envuelve en guiños musicales “Lucy in the sky with diamonds”, épica sonora destructiva “Pompeya”, mientras que forjan esa tela que nos atrapa en la crudeza más vintage y rockera que es “Río Wolf” extasiando y dejando un poso de cierta “acidez” viajera que todavía nos dura.

Señores, RUFUS T. FIREFLY está en su momento. Invitamos a todos y cada uno de vosotros a viajar hasta su complicado, a veces imposible pero realmente abrumador mundo rufiano. “Magnolia” es la excusa actual, pero son ellos como banda lo que incita y debe obligar a verles en esta gira. Es algo único.

Miguel Rivera