SANTERO Y LOS MUCHACHOS

SANTERO Y LOS MUCHACHOS

31/01/2017

Sala El Sol, Madrid

Poquito a poco, algo que comenzó a medio camino entre entretenimiento amistoso y familiar, se ha convertido en toda una bandaza. SANTERO Y LOS MUCHACHOS es un grupo de rock reposado de Valencia cuyo cabeza visible Miguel Angel Escrivá ha pasado de lo canalla y movido de La Pulquería a dar forma a un sonido clásico de un gusto innegable.

santero y los muchachos sala el sol 3

Se ha juntado con buenos músicos, entre ellos su hermano Josemán Escrivá, Soni Artal y Marc Guardiola, quien ha anunciado abandona el barco. Una personalidad propia, sonido distinguido y elegancia tanto física como instrumental.

“Ventura” su nuevo disco, sirve ahora para dar el salto con un tour más intenso. Madrid ha tenido varias paradas para el grupo en los últimos tres años para, en esta última visita, ofrecer otro formato en la mítica Sala El Sol.

santero y los muchachos sala el sol

Concierto sentado (para la mayoría) y un cuarteto muy de cerca con un cuidado sonido. La banda huele a clásico, una banda que maneja su música casi de manera artesanal, como quien pule la madera, todo bien conectado, tanto en los coros como en el sentimiento vocal y la belleza de su instrumentación.

Magia es lo que vivíamos en temas como “Ventura” o “Esté donde esté” que contaba con la ayuda de un público entre el que se oían cosas como “que buenos son” y “que grande”; gritos para ellos. Música casi de en blanco y negro, que te atrapa y que en canciones como “Amigo infiel” son pura magia, esa que nos llevaba a corear con ellos la letra.

santero y los muchachos el sol

Aires mexicanos y más vivos como “No te despidas de México” o lo bailable de “Gusano” mientras que su cover “Quizás quizás quizás” rezuma el buen gusto que recogen sus músicos. Viveza en “Aún” y por supuesto el sentido “Dany boy” servían para clavar un señor conciertazo.

Buena entrada a la que le hubiéramos pedido, a esos que no saben más que hablar en los conciertos, un poco más de silencio para sentir aún más su rock reposado. Sensaciones vivas y calidez musical para una banda descubrimiento que invitamos o casi, obligamos a ver en directo.

Miguel Rivera