Wolf Alice «Blue weekend»

Dirty Hit / Music as usual

No todos los días una banda consigue ganar un Mercury Prize, pero es que además, no todos consiguen facturar después de ello y en su tercer legado (tras dos aplaudidos discos) su mejor obra hasta la fecha.

Sumando los elementos reconocibles de WOLF ALICE, la banda liderada por la cantante y guitarrista Ellie Rowsell vuelve añadiendo nuevos ingredientes en un «azul oscuro casi negro» que conlleva un álbum como «Blue weekend» un recorrido lleno de luces y claros en el mejor de los sentidos.

Los londinenses vuelven a tirar de cierta épica, pasajes sonoros intensos y emocionantes y demostrando un buen gusto inglés de indudable valía. Pueden sonar como quieren con el mismo gusto y delicadeza, desde guitarras enérgicas a tiempos lentos y baladas a piano, junto a capas de baterías grandilocuentes, tiempos sucios y limpios. Todo vale y lo hacen sumamente bien en un viaje de «fin de semana azul» del que salir inspirados y enamorados de ellos.

Cuatro años han pasado desde su anterior «Visions of a life», y la banda ha seguido aprendiendo para mostrar una energía intensa, pasional y cuidada pero con un disco más envolvente y místico que nunca. «The beach» es el inteligente y cuidado comienzo, de introducción muy lenta para forjar un tema de poco más de dos minutos atmosféricos increíbles para entrar en el disco. Lo envolvente de un corte como «Delicious things» que es sin duda un corte más respirar y disfrutarlo tranquilo en un estribillo magistral y delicioso, como bien dibuja su título, una especie de pop rock ensoñador que también vemos en la embriagadora «Lipstick on the glass», envolvente y romántica bajo un estribillo y atmósferas que recuerdan al grupo The Gathering.

Volvemos a las raíces que les conocemos en directo, la distorsión, guitarras y aires más sucios en «Smile» o el estilo más punk de «Play the greatest hits». Los aires más ochenteros de su innegable maravilla llamada «How can i make it OK?» dulcificada por la precisión e impecable voz de Ellie, algo que también ocurre con su emocionante single a piano «The last man on earth» que va creciendo con cada segundo.

Y llegamos a una parte final única con las atmosféricas y casi cinematográficas «No hard feelings» y «The beach II» dejando un poso y sentimiento tan profundo del que será difícil despegarnos.

WOLF ALICE muestran sus mejores armas en «Blue weekend» un viaje emocionante, romántico, poderoso cuando quiere y envolvente y cuidado en todo momento. Uno de esos discos que marcan la carrera de un grupo pero que también marcarán un momento en nuestras vidas.

Miguel Rivera

Review

User Rating

5 (1 Votes)

Summary

9/10Score