Foo Fighters «Medicine at midnight»

El rock de estadio está de vuelta. Como todo en esta nueva vida, el nuevo álbum de Foo Fighters «Medicine at midnight», se vio retrasado con motivo de la pandemia. El coronavirus está dejando retrasos discográficos y cinematográficos por doquier y, en este caso, no iba a ser menos.

Nunca es tarde si la dicha es buena y qué mejor que alegrarnos los primeros coletazos del año con lo nuevo de Dave Grohl y compañía. Es la formación de Seattle un valor seguro que, con cada disco, se justifican por sí solos.

Partiendo de la base de que «Medicine at midnight» quizá no nos vuelve la cabeza, al menos para quien escribe estas líneas, también he de romper una lanza a su favor y es que con cada escucha va ganando enteros, quizás por esa madurez musical que se degusta con el tiempo, amén de la variedad y ritmos cálidos del álbum.

Su credibilidad se mantiene intacta para elaborar un disco de medios tiempos, de rock enérgico también y de pausas musicales bien facturadas en forma de lentos. La naturalidad es la baza de una banda que gusta normalmente, haga lo que haga.

Puestos en materia, abren con el rock intenso de «Making a fire» que bien podría enlazarse con el single que anticiparon «Shame, shame» dos cortes de ritmo in crescendo bajo estribillo sumamente pegadizo y de buen gusto.

«Cloudspotter» recupera en esencia esa garra central de guitarras y voz, tirando de ritmos alternativos para con «Waiting on a war» cambiar completamente el registro, en un bien elaborado y arreglado «Waiting on a war», clásico medio tiempo que es valor seguro de la banda para apretar el acelerador al final. «Medicine at midnight» es elegancia y gusto melódico, un juego más clásico, para con «No son of mine» tirar del rock rabioso que no es más que un guiño a Motorhead en su ejecución y forma.

Hay músculo «Holding poison» y una deliciosa «Chasing birds» que hasta en la forma vocal bien podrían apuntar a Bowie, para cerrar en lo alto con «Love dies young» con ritmo y tino final.

La banda norteamericana está de regreso y eso es una buena noticia siempre. No es la gran obra que podríamos esperar pero, sin volarnos la cabeza, con cada escucha irá ganando enteros que, como el buen vino, sumará puntos dejará más poso con el tiempo. Escúchalo mucho y exprime su jugo interno.

Miguel Rivera

Review

User Rating

0 (0 Votes)

Summary

7/10Score

UA-67544125-1