NASTY GORENG

NASTY GORENG ROCKTOTAL

Dos almas inquietas para dar forma, como socios, amigos y antiguos compañeros de trabajo, a una idea alocada y sumamente visual. Del mundo de la comunicación y el branding al del textil, con otra idea pero aprovechando el rodaje en agencia para desarrollar y comunicar un mensaje.

NASTY GORENG cuyo significado es “arroz frito” es el proyecto en forma de ropa desenfadada y de sport que han forjado juntos Gabriel Dwicke y Cristina González. Ambos trabajaron en Apple Tree Comunications para después, dividir sus caminos en lo laboral, que nunca en lo personal, donde el trabajo del día a día forjó una amistad personal que les lleva a mantener el contacto y, ahora, su proyecto personal.

ASTY GORENG MARCA

Gabri decidió hace un par de años cambiar completamente de aires y volar a Indonesia. Dejando atrás su trabajo en diseño de agencia, se embarcó en un viaje personal en el verano de 2018. Entre hoteles, playas, fiestas y turismo, tuvo tiempo de crear varios diseños con una idea, la que nos dice “surgió con la mente puesta en donarlos a alguna marca local de ropa urbana para posibles colaboraciones”.

Pero tal y como es a veces su vida, todo dio un giro en su cabeza y lo que tuvo ideado en un primer término nos confirma “cambié de idea, y en vez de colaborar preferí desarrollar la marca propia: Nasty Goreng.»

NASTY GORENG ROCKTOTAL PORTADA
Un nombre tan exótico como llamativo, que nos cuenta, surge de “un juego de palabras a raíz del plato más popular del país, el nasi goreng, que es arroz frito”. Del plato surgen ideas para la marca, una comida “servida con verduras normalmente y que se puede comer en toda Indonesia”.

Un juego vocal que continúa en el lema de la marca “live twice” que, según asegura Gabri, es “una verdad y una actitud hacia la vida que suele ser diferente a la que las redes sociales muestran. Una vida más sincera y una convivencia con aspectos no siempre idílicos de la vida que la hacen doblemente valiosa y más enriquecedora”

NARTY GORENG ROPA
Bali fue el detonante de todo “si no hubiera hecho vida local durante un tiempo allí en la zona turística de Canggu, nunca habría valorado la posibilidad de desarrollar una marca con los básicos originales: un taller de serigrafía y bordado, un proveedor de productos textiles, y un panorama muy propicio para hacer crecer una marca callejera”.

En un momento dado y tras unos meses allí, decidió volver a Madrid. Quería pasar las navidades con su familia y asentar y probar suerte con dicha idea en España.

Sobre comenzar aquí nos dice “una vez aquí fue sencillo, pero su esencia y orígenes en Bali le dan un sentido y una personalidad que no le habría dado Madrid”.

De Bali se trae un proyecto que nace junto al hermano mayor de la marca “Christian, sin el que no podría haber sido una realidad el nacimiento de la marca y con quien esperamos volver a poner en funcionamiento todo en Indonesia pronto”

Aquí aparece Cris, y digo aparece porque se enfrenta a su primera toma de contacto con el proyecto. Ambos mantenían muy buena relación de amistad de su trabajo anterior en la misma agencia. Entre los dos empiezan con los trámites de registro nacional, comunitario e internacional de los derechos de explotación de la marca comercial, así como la búsqueda de proveedores tanto en España como Portugal, y la confección de una primera tirada de ropa con diferentes diseños y prendas.

Ilusión, ideas y, ante todo, muchas ganas. Compaginando sus trabajos de comunicación y diseño con, ahora, su pequeño “bebé textil”. Según Gabri “la combinación de ambos y nuestras ganas y conocimientos está haciendo que esto sea la hostia de divertido, y cada paso que damos nos hace felices y sentir un orgullo por la marca que estamos haciendo crecer poco a poco que no te lo da nada”.

Una primera tirada de ropa en la que se encuentran, implementando su parte visual y de dar a conocer vía Instagram, con producción de fotos y vídeos para otorgarle un sello propio y personalidad. No han querido embellecerlo y falsearlo con “modelos prototípicos, no queríamos algo falso y demasiado visto ya. A ambos nos gusta ser sinceros en redes sociales con la marca de ropa, darle un enfoque más real”.

nasty goreng calcetines

El target busca gente y usuario con tono desenfadado, ambiente festivo, fast food o aire libre se asocian bien con la marca.

Ambos vienen de la comunicación, de donde doy fe son grandes profesionales. Sobre si eso ayuda a la hora de montar una idea como esta y comunicarla es tajante: «¡Muchísimo! En algunos de los pasos que hay que dar con la marca, ya hemos sido entrenados en nuestra profesión para poder pre-planificarlos o ejecutarlos con mayor precisión. La idea de generar un contenido en redes sociales con sentido, comunicar la marca y sus valores, confeccionar la tienda online, hacer envíos estratégicos a gente que nos interesa y con la que querríamos colaborar… son todo pasitos que damos con un conocimiento previo y unas capacidades que lo hacen muy divertido y más fácil”.

Sobre la idea de Instagram, dicen es “sumamente divertido crear tus diseños y promocionarlos, y ver el feedback del público”.

NASTY GORENG CHICA

Preguntado sobre los festivales musicales, donde podrían tener mucha cabida sus diseños asegura que “es una idea muy interesante, la verdad. Sería ver cómo darle un sentido para poder estar presentes en algún festival urbano y no masificado, que nos permita estar en contacto con la gente y ver también si se identifican con el diseño y el estilo de vida que queremos transmitir con Nasty Goreng.»

Una idea loca de grandes satisfacciones donde realizarse, aunque de momento, no sea un modo de vida. Más allá de eso saben que “toca dejarse la pasta, las ganas, el alma y el tiempo, y de esa forma construir el proyecto de forma seria y poder disfrutar en un futuro de un proyecto del que nos sintamos orgullosos”.

Y orgullosos deben estar, porque os aseguramos, con pocos diseños en su armario hasta el momento, la marca pinta y viste muy bien. Podéis seguirla en Instagram.

Miguel Rivera

UA-67544125-1