METALLICA

Ifema-Valdebebas, Madrid, 6-10/07/2022

Que Mad Cool es el gran festival nacional por músculo musical en cuanto cartel es algo que a nadie se le escapa. El que puede ser el Coachella madrileño ha vivido un poco de todo, muchas cosas malas y otras tantas buenas, pero se ha convertido en el evento que propios y extraños comentan, ese festival capaz de reunir a los más importantes artistas internacionales a lo largo de diversas jornadas.

Con la llegada de la pandemia hemos tenido que esperar tres años para poder volver a disfrutar de la música en el espacio Valdebebas de Ifema, siendo también el último año en el que se celebrará el evento, ya que un día antes de su comienzo saltaba la noticia de su traslado en 2023 a la zona sur de Madrid.

Una espera que llegaba a su final, para el cartel quizás más ambicioso por la cantidad de días, con cinco jornadas, haciendo el evento más largo de su reciente historia, y en cuanto a cartel, con cambios desde el que iba a ser el original de 2020 (perdiendo a Billie Eilish o Taylor Swift entre otras artistas), y sumando artistas más duros como Metallica o Muse entre sus filas.

Comienza la feria musical

Cinco jornadas de una nueva edición que daba comienzo el miércoles 6 de julio, con algunos cambios de última hora por caídas en su cartel, llamativas como The Regrettes o Glass Animals, pero la confirmación de Metallica tras días antes haber tenido que cancelar un concierto en Europa por caso covid.

Así y con todo, en una calurosa tarde previa lluvia temprana, arrancaba el evento con dos platos fuertes bajo el sol, Wolf Alice, que con su «Blue weekend» bajo el brazo, son de esas bandas que ver siempre que puedas, y Yungblud, que aunque nos visitaba en mayo, se ha convertido en uno de los talentos rock mainstream más llamativos de la escena internacional.

wolf alice mad cool 2022

Ellie Rowsell y compañía son un seguro de vida, incluso a horas tan temprana como las 18:30h en un día laboral en una ciudad como Madrid, con lo que supone. Azul y blanco de vestimenta para atacar con un sonido sucio, demasiado en «Smile», atronador por momentos para una banda que equilibra las melodías dulces con la garra del sonido noventero.

Son una banda especial, capaz de calibrar los «golpes» con magia «Delicious things» con esos coros y la dulce voz de Ellie, con un «gracias» perfectamente pronunciado, que pasa por cánticos como «Sales from heartbreak» de sonidos más folk a la emocionalidad de «How can it make ok?» dejando esa sensación en el aire de banda melosa pero de indudables registros.

yungblud mad cool 2022

Saltábamos, y de qué manera, con Yungblud. El músico, que lanzará disco homónimo en septiembre, mostraba su carisma y divertimento con carreras e intentos de enganchar al público bajo el caluroso «Lorenzo» en nuestras frentes. «The funeral» o «Strawberry lipstick» entre su nuevo repertorio funcionan, con ese rock alternativo y tinos bailables por momentos, en un artista que buscó poco equilibrio, aprovechando la pasarela central para «tirar» una primera parte de un juego excesivo, por momentos innecesario, cuando tienes tan poco tiempo en un festival. Una especie de clase de zumba en el desierto de césped de Valdebebas.

En ese día que los cenizos reían y daban por mojado Mad Cool, la lluvia solo hizo presencia en los primeros compases de la tarde, cuando aun no había música para dejar paso a una soleada jornada y viendo fresco nocturno, ese que calentaría Metallica a base de metal. Pero antes pasábamos por un segundo escenario que agolpaba a gente, especialmente generaciones diversas para el post punk y oscuridad de Placebo.

Brian Molko y compañía mostraban intensidad, ese estilo refinado de canciones como «The bitter end» dejaban ver la presencia de un grupo eterno que siempre encaja buenos directos.

placebo mad cool 2022

Y así, comenzaba a agolparse un público de mucha camiseta negra, algo particular para un colorido y diferente Mad Cool, que viene con músculo este año, y que en su primera jornada apostaba por el metal con Metallica como designio de apertura. La jugada no podía salir mejor, la banda norteamericana convencía, a base de músculo e intensidad, jugando con un set clásico que animaba a sus acérrimos, y otros muchos que vinieran por la foto o no, disfrutaban también con un arranque con el que todos nos fusionábamos.

«Whiplash», «Creeping death» y «Enter sandman» de inicio, para dar una bofetada de las buenas al personal, desde el centro de la pasarela, con los cuatro regalando poses y fotos al público, y el juego de cubículos colgantes en el escenario que ya les conocimos en gira.

metallica mad cool 2022

Móviles en alto, cuernos, como pocas veces ves en el festival se encendían con un James Hetfield cuya veteranía y edad le hace más cercano cada día. Los angelinos mostraban la razón de seguir ahí décadas después y haber calado entre un público que va mucho más lejos del metal. Rocosos, milimétricos y de clásicos atemporales, «Sad but true» y su estiloso «Whiskey in the jar» volvían completamente loco a su tropa. Manejan como pocos el ritmo de un directo que durante dos horas, viento mediante, era una montaña rusa de contundencia y buen hacer, en un final donde «Moth into flame» y «Seek and destroy» hacían más grande la noche madcoolera, entre fuegos ardientes y artificiales bajo el aplauso unánime de los espectadores.

Y así, en la medianoche, algunos decidían partir, pero en el segundo escenario se volvía a agolpar muchísimo público, entre ellos un servidor, para escuchar a unos Twenty One Pilots que saben llevar espectáculo siempre allá donde van, con proyecciones y juegos de artificio que acompañan perfectamente a unas canciones que en «Chlorine», «Jumpsuit» o «Level of concern» elevan el significado de viralidad, porque son de esas bandas de fandom tremendo.

Una primera jornada que despedíamos, despertando sin comunicados de prensa y perdones al respetable, centrados por fin en la música y haciendo valer el músculo de Metallica como la vuelta de la música al gran evento madrileño, tres años después, que se dice pronto.

Miguel Rivera